Blogia
Cine y Jazz

Alrededor de la medianoche: un americano en París

Alrededor de la medianoche: un americano en París Alrededor de la medianoche está basada en dos vidas, la del pianista Bud Powell y la del saxo tenor Lester Young. Para ahondar en la de Bud powell, el director de la cinta, Bertrand Tavernier, toma como referencia un libro, The dance of the infidels, del amigo y protector de Powell, Francis Paudras, acerca de la estancia del pianista americano en París durante la década de los 60. El saxo tenor Dexter Gordon, sin experiencia alguna anterior en la gran pantalla, y protagonista de la película, fue nominado al Óscar al mejor actor en 1986 por su interpretación de Dale Turner, sosias más que cercano de Powell y Young.

Hay un tema principal en el fondo de esta película, que es la amistad. La amistad entre un saxofonista americano de gran éxito en la era del be bop, Dale Turner, afincado en París, y un padre de familia francés, Francis Borler, interpretado por François Cluzet. Dentro del tema principal de la película, hay una vertiente musical que sirve para tapizarla de jazz: y ahí es donde nuestro hombre en París, Dexter Gordon, da lo mejor de si mismo, tanto en la parte meramente de actor como en la puramente musical.
De la musical, cabe decir que él mismo se encarga de interpretar los temas. Precursor del saxo tenor en el estilo be bop, Dexter pasa por ser uno de los más grandes saxofonistas de la historia, con un sonido compacto y firme pero abrasadoramete melódico en la balada. De la actoral tan sólo podemos decir que Alrededor de la medianoche supuso la primera y única interpretación para la gran pantalla. Pero el resultado fue espectacular: una nominación al Óscar al mejor actor protagonista del año 1986.

Vida del jazzman en Europa

No mentimos al decir que algo de la vida de Gordon hay también en el film. También él tuvo que exiliarse en Europa en los años 50: parte como liberación del mundo obsesivo de las drogas, espiral en la que se vio inmerso en los años 40-50 en Estados Unidos. Bueno vino cambiar de aires. Así también sucedió con Bud Powell, como a tantos y tantos músicos que por una u otra razón (no hay que olvidar tampoco el lado oscuro de la piel de muchos de los músicos de jazz, racismo, discriminación, etc) que cruzaron el océano para establecerse en el viejo continente. En este contexto situamos la película Alrededor de la medianoche.

¿Qué aporta Dexter, además de esta ,en efecto, experiencia vital, a la cinta? Pues mucha solvencia, mucho “savoir faire”, inusitadamente si se quiere, de manera harto sorpresiva, para alguien novato de los pies a la cabeza desde el punto de vista cinematográfico. Dexter derrocha esa simpatía proverbial de la que hizo gala desde sus comienzos. Derrocha la serenidad y el equilibrio que le dan los años. Él sabe que en el fondo se está interpretando a sí mismo (quizá ésa fuera la única pero acertada insinuación de Tavernier en su trabajo: sé tú mismo) Su inesperada nominación al Óscar asombró a todos, primero a él mismo, y más sorpresivo fue que la Academia se acordase de una película europea protagonizada por un músico y encima de jazz, y que había estado durante su estancia en diversos países de Europa prácticamente defenestrado para la memoria incluso del aficionado al jazz americano. Imaginamos a Dexter muy tranquilo, sabiendo que poco podía hacer en un terreno que no era “el suyo”: nada menos que Paul Newman esperaba butaca con butaca a recibir ese año la preciada estatuilla.

Jazz por los cuatro costados

La película misma se contagia del espíritu de la improvisación propio del jazz, al no respetar de manera estricta el montaje cabal que puede esperarse. Así se suceden las escenas como si de pequeños tramos recortados se tratara (realizados esos cortes casi bruscamente se diría), pequeños fragmentos que, armonizados dentro de un conjunto, adquieren su verdadera dimensión lógica Un método que en realidad podemos observar en buena parte de la filmografía de Tavernier, desde sus comienzos hasta la actualidad, prueba de su más que contrastada inclinación por el jazz en la conexión con su cine.

Título-declaración-de-intenciones, basado en la composición del pianista Thelonious Monk, Round about midnight, y que tantas versiones ha conocido a lo largo de las décadas. Tavernier ya juega con el título para marcarnos el color de la jugada. El vocalista Bobby McFerrin es el encargado de interpretar el tema en los títulos de crédito, una interpretación sugerida, calmosa, aterciopelada. La banda sonora escrita para la película pertenece al pianista Herbie Hancock. Suenan después temas como Body and soul, Rhtym-a-ning, How long has this been going on. Vemos asimismo acompañar a Dexter Gordon en la película músicos sonoros como Wayne Shorter o el mismo Hancock, el trompetista Freddie Hubbard, el pianista Cedar Walton, los baterías Tony Williams y Billy Higgins, el guitarra John McLaughlin, vibráfono escuchamos a Bobby Hutcherson, a Pierre Michelot o a Ron Carter a los contrabajos. Jazz de calidad para una banda sonora impecable. Hasta el malogrado trompetista Chet Baker regala una mágica interpretación de Fair weather. Resultado de todo ello: Óscar a la mejor banda sonora de ese año.

Hay un cameo muy especial del director estadounidense Martin Scorsese como representante de Dale/Dexter.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

andrea -

hola soy una alumna de 4ºeso y me a puesto esta pelicula en clase y nos piden que agamos preguntas interesantes hacerca de la pelicula.Podriais ayudarme y decirme algunas, muchas gracias bss

Marieta -

Ayer la pasaron por la tele,al mismo tiempo que fuera,en el cielo,al rededor de la media noche se contemplaba el eclipse lunar.
No os parece que tiene un toque de documental,o documento? Es muy directa.

Lady francis -

la película jazzistica que más me ha impactado, sin duda
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres