Blogia
Cine y Jazz

Good night and good luck: el espíritu de la libertad

Good night and good luck: el espíritu de la libertad

Hablo de Good night and good luck porque la música que hay es música de jazz. En concreto  el jazz que hay es de altura: Dianne Reeves, la cantante negra heredera, junto a Nancy Wilson y unas pocas más, del espíritu de las grandes de verdad. En sí, no es una película de jazz, pero si alguna música tenía que tener, tenía que ser de jazz. Primero, porque es una película en B/N; segundo, porque la dirige George Clooney, que es un tipo inteligente; y tercero, porque debe tener además de sangre, buena música en sus venas, el sobrino de Rosemary Clooney, quizá tampoco la cantante por excelencia del jazz más ortodoxo.

Le corre también por las venas espíritu de periodista. De padre periodista, Clooney echa mano de lo que le contaron para firmar el guión de Good night and good luck, todo un alegato a favor de la libertad de expresión, de la libertad de prensa, de la tolerancia y la justicia. El año es 1953. La historia se centra en la figura de Edward R. Murrow, periodista televisivo que el programa "See it Now," de la cadena norteamericana CBS. Su amigo y productor es Clooney, en el papel de Fred Friendly. Para que nos hagamos una idea, Murrow le da un repaso a lo que ha sido el día mediante unos comentarios breves pero directos. Sobre cualquier tema, incuso sobre las andanzas del todopoderoso McCarthy, el senador que sólo veía fantasmas en forma de comunistas allá donde ponía el ojo. Ahí tenemos el conflicto de la película. McCarthy verá cómo en los albores de la televisión, la televisión comienza a convertirse en algo más que en un entretenimiento de masas. La televisión como medio de crear opinión, de fiscalizar la acción del poder. El azote de Murdock.

Grant Heslov es el otro guionista de la película. También actúa en el film. Clooney llevaba en mente varios años el trasladar una idea que le rondaba por la cabeza sobre el mundo del periodismo y la televisión. Se decidió por Murdock, por ambientarla en los años 50, por el tema del “mcCarthysmo”. Clooney confiesa su admiración por actos como el que protagonizó Murdock. También es cierto que hay que esperar quizá a que el status de estrella de Hollywood te permita llevar a cabo proyectos como éste.  

A Murdock lo encarna genialmente David Strathairn, un actor al que se le tenía entre olvidado y postergado. Robert Downey Jr., que poco a poco va recuperándose como actor, Ray Wise, excelente en su papel de periodista perseguido. Una de las virtudes de Good night and good luck es su falta de pretensiones. Minimalista, amarga, intimista, Clooney le dota a la película de la ambientación perfecta. Insisto en ese exquisito blanco y negro. La acción, desarrollada prácticamente por entero en interiores representativos de la CBS, tiene cierto carácter teatral, es cierto, pero yo creo que muy pensado por Clooney. Por otra parte, ahí es donde Clooney quiere dar el callo: penetrar en el corazón de una forma de hacer periodismo, mostrar el día a día, el noche a noche de un quehacer precioso desde dentro, como es el periodismo, mostrar los claros, las sombras, los entresijos de una profesión siempre expuesta a maniobras orquestadas en la oscuridad. 

Dianne Reeves. Una de las pocas grandes reales que existen en el panorama jazzero actual. Su voz cálida y cristalina sabe leer el swing de los temas, todas baladas, o interpretadas a tempo de balada. Dianne Reeves es una de las grandes actuales y de lejos. Para ser cantante de jazz o aspirarlo, hay que cantar como lo hace ella. Unos cuantos nombres más y se cierra casi el círculo: Nancy Wilson, Dee Dee Bridgewater, Cassandra Wilson. A Dianne le acompañan: Max Catinbug, un saxo tenor que no conocía, pero que lo hace muy bien. Peter Martin, que lleva siendo uno de los mejores acompañantes de los últimos 15 años al piano. Chris Lutty y Robert Hurst, que también tienen su nombre consolidado al contrabajo. Y Jeff Hamilton que, entre otras cosas, ha acompañado a Diana Krall a la batería, y se le oye bien, sobre todo cuando “obliga” desde su batería a que Diana Krall toque jazz de verdad (concierto de París de 2001) Me quedo con el How high the moon que canta Dianne Reeves. El acierto es cuándo pone las canciones Clooney, el momento y la situación, entremezcladas aquellas con instantes de transición y de relax a lo largo de la historia. Un comentario nada subrayado ni enfatizado que acompaña en breves intervalos, como susurrando, a la historia.  

Gran película ésta.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Alvy Singer -

Ah, Midnight in the garden of good and evil...... otra bso y otro peliculón que tal baila.

Oiga, solo por curiosidad la BSO de Space Cowboys contaria? O a medias?
¡Un saludo!

cineconjazz -

Precisamente cuando Olvido (la casiopeaa) en su blog de Jass it up boys habló de Medianoche en el jardín del bien y del mal, ya le comenté sobre el homenaje que Eastwood realiza al gran cantante Johnny Hartman, en especial a un disco que hizo con John Coltrane.

Todo se andará, alvy.

Alvy Singer -

Hoy pude conseguir la bso completa jazzistíca de otro peliculón de Eastwood, "The bridges of Madison County".

Otra joya que seguro que no tardará en caer, aunque solo sea mencionada por esas canciones de Johnny Hartman.

Ah si, estupenda reseña de la gran BSO.

lacasiopeaa (Olvido) -

Y ya la he visto...
Versión original subtitulada, en unos cines que hay cerquita de la Puerta del Sol, después de haber comprado unos libros en la Casa del Libro.
¿Qué decir? Que la crítica (estupenda, por cierto) que nos ha hecho aquí el amigo en Cine con Jazz no miente en absoluto.
Es una película en la que brilla de un modo muy cálido el amor por el jazz, (que podría haber sido una simple banda sonora, que se escuchara de fondo, pero que el Director nos pone como cortinilla entre escenas, con esos fabulosos primeros planos de la cantante), el amor por ese periodismo de los que soñaron con cambiar el mundo en algún momento de sus vidas, para hacerlo más justo y más vivible, y también el amor por el cine, con esa formidable película de grano grueso, con ese blanco y negro tan exquisito, con ese comienzo de ruido de risas y charla de celebración solapado por la música...
En fin, tremenda, tremendísima... Y es que, como dices, Clooney, cuando quiere hacer las cosas bien, las hace (si no no se explicaría que se metiera en un remake-homenaje a Tarkovsi... que ya hay que echarle huevos)
Besotes.

lacasiopeaa -

¡¡¡Me muero de ganas de verla!!!

Alvy Singer -

Toda una gozada.
¡Un saludo!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres